Montse Crivillers Simón
Blog: Turisme Cultural

Licenciada en Historia del Arte por la UAB, Maîtrise IUP en turismo por la Universidad de Toulouse-Le Mirail, guía de turismo de Catalunya habilitada por la Generalitat de Catalunya y ha cursado el Máster Oficial en Gestión Cultural de la UB en el itinerario de investigación. A nivel profesional ha sido consultora y directora en agencias de viajes. Ha organizado y participado en exposiciones y conferencias relacionadas con el turismo y el patrimonio. Miembro del laboratorio de patrimonio y turismo cultural (LAB-PATC) de la UB e IBERTUR, actualmente está elaborando su tesis doctoral que trata sobre los indicadores de gestión y gobernanza en los Itinerarios Culturales Europeos.

31/05/2013
La gobernanza en el turismo cultural

La importancia del término gobernanza en el turismo cultural viene dada por la necesidad de este último de ser un punto de encuentro entre el ámbito turístico y cultural y entre el sector público y privado, para convertirse en un mecanismo que permita el desarrollo territorial. Las características del sector cultural y del sector turístico implican que se han de crear plataformas para apoyar la colaboración y encontrar instrumentos para asegurarse que estos dos sectores puedan comunicarse eficazmente. Muchas veces hay proyectos de turismo cultural que se llevan a cabo sin tener presentes algunos de los agentes involucrados en el territorio, eso hace que no se impliquen en el proyecto y con el paso del tiempo este no funcione. El turismo cultural es muy importante como factor de dinamización del territorio pero requiere a su vez una adecuada coordinación entre los múltiples actores que intervienen. Si se organiza de una forma responsable, el turismo cultural, puede ser un elemento motor para la preservación y conservación del patrimonio cultural y un vector de desarrollo sostenible. Si está mal planificado o mal gestionado puede perturbar la vida social, cultural y económica y tener efectos dañinos sobre los entornos frágiles y las comunidades locales.

Una de las causas de la falta de comunicación entre el sector del turismo y de la cultura es debido a sus distintos intereses. El turismo se desarrolla en un marco protagonizado en su mayor parte por actores del sector privado, cuyo objetivo principal se basa en una actividad económica. El sector cultural, por el contrario, se organiza en un ámbito cuyo protagonista principal es el sector público y su interés prioritario es el de la protección y el de dar acceso al mayor número de personas a la cultura. Esto implica que la gestión en ambos sectores es ejercida por actores que tienen intereses diferentes y como consecuencia, los bienes patrimoniales representan también valores distintos. Para el turismo el bien patrimonial es esencial para ofrecer al visitante un contenido cultural, ya que su interés es convertirlo en un producto para ser consumido. Mientras que para el sector de la cultura tiene un valor de identidad de una comunidad en un determinado territorio y su misión principal es la conservación.

La necesidad de sinergias entre estos sectores es debida por un lado a que la demanda del turista es cada vez más exigente y segmentada y busca productos con un alto grado de calidad. Los destinos compiten en un mercado global y tienen que innovar y diversificar su oferta. Estas razones hacen aumentar el interés del sector turístico por los productos de turismo cultural. Por otro lado, en lo que respecta al sector público, se buscan otras fuentes de financiación complementarias y se incorporan criterios económicos debido a que en los últimos años se han reducido los fondos públicos y se tiene que asegurar la existencia y pervivencia del bien patrimonial. Teniendo en cuenta los diferentes enfoques de la vocación del patrimonio y el papel de los visitantes, cada parte toma conciencia dentro de un mundo muy competitivo, de la necesidad de trabajar juntos.

El patrimonio cultural forma parte de un territorio y por tanto cualquier proyecto de desarrollo turístico tiene que considerar un uso racional dentro de un marco de desarrollo sostenible. Una relación sostenible entre turismo y patrimonio tiene que asegurar la calidad de la experiencia del turista, la calidad en la conservación de los recursos y finalmente la calidad del bienestar y de los niveles de vida de la población local que decide desarrollar el potencial de atracción turística que hay en el recurso. El desarrollo sostenible del turismo exige la participación de todos los agentes relevantes, así como un liderazgo político firme para conseguir una amplia colaboración y establecer un consenso. La idea de sostenibilidad refuerza la pertinencia de utilizar mecanismos de gobernanza en el ámbito del turismo cultural.

Puede definirse la gobernanza como las nuevas formas de tomar decisiones colectivas a través de acuerdos de cooperación entre el sector público, el sector privado y la sociedad civil. El surgimiento de la gobernanza actual se explica por una reflexión de que los gobiernos no son los únicos actores que se responsabilizan de los importantes temas sociales sino que son desafíos también para las empresas y las organizaciones de la sociedad civil. Esto supone un cambio en la idea hasta entonces vigente de la relación entre Estado y sociedad, no se niega la autonomía de ambas, pero se reconoce su interdependencia y la necesidad de cooperación para la realización de intereses generales. 

El concepto de gobernanza trata de describir una transformación regular compleja que atañe a los modos tradicionales de gobierno y se produce a diferentes niveles desde lo local a lo mundial. No existe ya un solo centro de decisiones, sino un conjunto de actores trabajando en red entre los que las diferentes instituciones han de encontrar su espacio. Esta nueva forma de trabajar implica que los gobiernos tengan que cambiar su competencia de dirección clásica y den más importancia a su rol de coordinador. En la gobernanza, las interrelaciones de los actores se tienen que dar de manera horizontal y esto conlleva un nuevo estilo de gobernar diferente del modelo anterior de control jerárquico.  

El objetivo central de la gobernanza es la formación de redes de actores, las cuales impulsan estrategias de cooperación e implica una nueva forma de trabajo que está demostrando ser una alternativa delante los temas complejos que no pueden ser resueltos por las instituciones de manera individual. Pero los resultados de estos innovadores sistemas de gobernanza no son inmediatos y necesitan un tiempo medio para poder ser detectados debido a que están relacionados con cambios en las estructuras organizativas tradicionales. La acción de gobernar es siempre un proceso interactivo porque ningún actor, ya sea público o privado, tiene los conocimientos o recursos suficientes para resolver unilateralmente los problemas.

En conclusión, el turismo cultural es una actividad que tiene características que lo hacen especialmente interesante para analizar los procesos de gobernanza. Ha sido siempre un ámbito muy transversal ya que para su desarrollo hace falta la confluencia de sectores diferentes que, aunque trabajen para el mismo objetivo, tienen dialécticas autónomas y a veces opuestas.

 

  Temas: Turismo cultural, Patrimonio
  Enlaces de interés:

European governance. A white paper

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/site/en/com/2001/com2001_0428en01.pdf

Las perspectivas del turismo cultural respecto a los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD)

http://www.oei.es/pensariberoamerica/colaboraciones15.htm

The Impact of Culture on Tourism

http://www.oecd.org/cfe/tourism/42040227.pdf

El treball en xarxa en el turisme cultural. Anàlisi dels models de gestió de les rutes culturals a Catalunya

http://www.ub.edu/masteroficial/gestiocultural/images/smilies/resum_executiu_pfr_2012_crivillers.pdf